Ruta de los Cenotes

Ruta de los Cenotes, QROO


Ruta de los Cenotes

En un viaje a Cancún no puede faltar una visita a los cenotes que se encuentran a unos cuantos minutos de la ciudad, cerca del poblado de Puerto Morelos. Éstos son albercas naturales de agua cristalina que están conectadas entre sí y con el mar por medio de corrientes subterráneas. En la mayoría se han encontrado piezas prehispánicas e incluso prehistóricas, restos humanos y animales cuya antigüedad se remonta a 14 mil años. Espacios sagrados para los mayas, en ellos se realizaban rituales asociados con la lluvia y la fertilidad y sacrificios humanos. Hoy en día los cenotes siguen siendo recintos de culto para las comunidades que habitan la región.
Lo ideal es rentar un auto o van Desde Cancún con Autosel Rent a Car, toma la autopista hacia Puerto Morelos y sigue las indicaciones que dirigen a la Ruta de los Cenotes.

¿Cuántos Cenotes hay en esta ruta?

En la Ruta de los Cenotes encontrarás ocho de estos tesoros, de diferentes tamaños y profundidades; algunos están dentro de una cueva y otros, al aire libre. En todos ellos podrás refrescarte, descansar y divertirte en un entorno espectacular. Al acudir a un cenote, si tienes la oportunidad de platicar con un lugareño, quizá te comente que estos cuerpos de agua tienen dueños –los señores del agua y el campo– o que son la entrada a Xibalbá, el inframundo.

¿A qúe hora visitarlos?

Trata de visitarlos al mediodía, cuando el sol se encuentra en su cenit y el agua se ilumina, creando un espectáculo de hermosas tonalidades azules y algunas veces mostrando el fondo. La profundidad de estos pozos varía; hay de 10, 30 y hasta 60 metros. Si te invaden los nervios por no poder ver el fondo, no te preocupes: es parte de la experiencia. Los cenotes son lugares seguros para nadar, eso sí, siempre con un chaleco salvavidas.
Algunos cenotes cuentan con tirolesa, hamacas y plataformas para clavados. Si te animas, puedes bucear con la guía de un experto. ¿Prefieres quedarte en la superficie? Te relajarás escuchando el canto de las aves y sintiendo el cosquilleo en los pies de pequeños peces que se acercan a darte suaves mordiscos, creando una agradable sensación.

Cenote Boca del Puma

En el kilómetro 16 de esta ruta te encontrarás con Boca del Puma, un espacio de diversión enclavado en la selva. Aquí hay mucho por hacer: lanzarte por una tirolesa de siete líneas, 24 metros de altura y 90 a 130 metros de largo; montar a caballo, andar en bicicleta o motos todo terreno, visitar el museo del chicle y platicar con Jesús, el fundador del lugar, quien compartirá contigo un sinfín de historias.
El propósito de visitar esta ruta es disfrutar de la naturaleza: realizar el recorrido que hacían los antiguos chicleros, escuchar los sonidos de la selva, conocer los árboles del plátano, zapote, piña, limón, naranja y papaya. Para finalizar el día, ¿Qué mejor que un refrescante chapuzón en el cenote subterráneo del lugar, con 20 metros de profundidad?

Cenote Kin-Ha

Otro sitio imperdible es Kin-Ha, un eco-parque que cuenta con dos cenotes cristalinos, uno subterráneo y otro a cielo abierto, dos líneas de tirolesa y motos todo terreno. El cenote más grande es el Kin-Ha, cuyo nombre en maya significa "sol y agua"; cuenta con un diámetro de 40 metros y una profundidad de 50, por lo que resulta fascinante para realizar actividades de buceo.
Otros cenotes son Las Mojarras, Siete Bocas, Verde Lucero, Chilam Balam, La Noria y Zapote.
¿Estás preparado para vivir esta auténtica experiencia maya?
rutadeloscenotes1rutadeloscenotes2rutadeloscenotes3
rutadeloscenotes4rutadeloscenotes5rutadeloscenotes6
rutadeloscenotes7rutadeloscenotes8rutadeloscenotes9